Existen partes de la Península Antártica que cambiarán de color a causa del incremento de la nieve verde, un fenómeno estrechamente relacionado con el cambio climático y que debe su nombre a la floración de las algas.

Una investigación publicada este miércoles en la revista Nature alerta sobre el pronóstico del aumento de la nieve verde en la Antártida, un fenómeno causado por la floración de las algas y que se extenderá con el aumento de las temperaturas globales.

Investigadores de la Universidad de Cambridge y el British Antarctic Survey combinaron imágenes satelitales con observaciones en el terreno para detectar la extensión actual de algas verdes en el continente más árido del mundo.
Los resultados identificaron a más de 1.600 flores de algas verdes separadas en la nieve en toda la Península Antártica.

'Aunque los números son relativamente pequeños a escala mundial, en la Antártida, donde hay una cantidad tan pequeña de vida vegetal, esa cantidad de biomasa es muy significativa', dijo Matt Davey, del Departamento de Ciencias de las Plantas de Cambridge, a la agencia France Press.
El experto recordaba que, aunque la gente crea que la Antártida es solo nieve y pingüinos, también alberga rica e interesante vida vegetal.

El permafrost se derrite un 240% más rápido que hace 40 años

El equipo responsable del estudio realizó cálculos que revelan que las algas en este territorio actualmente absorben niveles de CO2 equivalentes a 875.000 viajes promedio en automóvil. También descubrieron que la mayoría de las floraciones de algas estaban a menos de cinco kilómetros de una colonia de pingüinos, ya que el excremento de las aves es un excelente fertilizante para ellas.

Las regiones polares se están calentando mucho más rápido que otras partes del planeta y el equipo predijo que las zonas costeras bajas de la Antártida pronto estarían libres de algas al experimentar veranos sin nieve.
A medida que aumentan las temperaturas debido al calentamiento global, la pérdida de hielo y nieve se traducirá en una mayor preponderancia de grandes floraciones de algas.

'A medida que la Antártida continúa calentándose en las pequeñas islas bajas, en algún momento dejarás de cubrirse de nieve en el verano', dijo Andrew Gray, autor principal e investigador de la Universidad de Cambridge y NERC Field Spectroscopy Facility, Edimburgo.
'Por el contrario, en el norte de la península vimos algunas flores realmente grandes'.

Si bien más algas significa que se absorbe más CO2, las plantas podrían tener un impacto pequeño pero adverso en el albedo local: la cantidad de calor del Sol que se refleja desde la superficie de la Tierra.
Mientras que la nieve blanca refleja el 80% de la radiación que la golpea, en el caso de la nieve verde la cifra baja hasta el 45%.

Sin embargo, el equipo dijo que es poco probable que el albedo reducido afecte el clima de la Antártida en una escala significativa.
'Habrá más carbono encerrado en el futuro solo porque necesita nieve para estar en un estado más fangoso para que las algas florezcan', concluye Evans, apuntando que aguardan que en general, haya más secuestro de CO2. 

Imagen de portada | AFP PHOTO/Dr Matt Davey, University of Cambridge/SAMS

Fuente | Science Alert