La compañía biotecnológica española Algenex ha desarrollado una tecnología basada en insectos que aceleraría la producción de nuevas vacunas. La plataforma tecnológica, denominada CrisBio, permite producir de manera simple, económica y escalable productos biotecnológicos destinados a formar parte, entre otros usos, de vacunas.

Se basa en el uso de la crisálida de Trichoplusia ni, la oruga de la col. Este lepidóptero actúa como biorreactor natural para la producción de proteínas recombinantes en una cantidad que permitiría el abastecimiento rápido para la fabricación de vacunas, así como para la obtención de reactivos diagnósticos.

José Escribano, fundador de Algenex y director científico de la compañía, indicó que 'la producción de proteínas es significativamente más rápida que con el sistema tradicional, y reduce los costes de fabricación a una fracción de los costes habituales de este tipo de productos biotecnológicos'. 'Todo ello garantizaría un rápido abastecimiento de proteínas a los laboratorios que las fabrican y les permite comercializarlas a precios muy competitivos, facilitando su uso en campañas de vacunación en países con economías débiles y sistemas de salud pública precarios', añade el experto a EuropaPress.

La tecnología patentada por Algenex es cien por cien española. Una aguja robotizada inocula a las crisálidas un virus molecularmente modificado en función del producto que se desea obtener. El virus coloniza las células vivas del insecto y éstas comienzan a producir la proteína deseada: antígenos para la fabricación de vacunas o reactivos diagnósticos, entre otros. (I)

Fuente: El Universo >> lea el artículo original