María Lahuerta, epidemióloga española de la Universidad de Columbia, habla con Vicente Vallés en Antena 3 Noticias sobre las fases del desconfinamiento del coronavirus desde su criterio científico: 'Creo que está siendo muy correcta la coordinación a nivel central y el uso de indicadores para guiar la estrategia.
Por ejemplo, limitar el movimiento entre provincias ha ayudado mucho al control.
Me preocupa mucho, sin embargo, la vigilancia epidemiológica, creo que es uno de los puntos débiles de la respuesta de España a la infección'.

La epidemióloga, preguntada por los test masivos para controlar al coronavirus, es tajante: 'Los test son importantes, pero casi más importante es, cuando tengamos una persona diagnosticada, localizar a sus contactos para que se hagan la prueba y aislarlos.
Creo que es algo que no tenemos capacidad ahora mismo para hacer y que tenemos que reforzar, porque será clave para evitar nuevos brotes'.

20 ó 30 rastreadores por cada 100.000 habitantes

Estos 'coronadetectives' o 'rastreadores' del coronavirus son clave, según María Lahuerta: 'Los expertos recomendamos entre 20 ó 30 rastreadores por cada 100.000 habitantes.
En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, sería recomendable tener hasta 3.000 rastreadores.
Tenemos que apoyarnos mucho en el uso de los móviles en este sentido'.

Sobre países como Suecia que han elegido otro modelo, sin establecer un confinamiento severo: 'Estamos viendo datos con consecuencias económicas y en cuanto a los brotes que les van a perjudicar.
Cuando hay transmisión comunitaria, la única forma de frenarlo es confinamiento.
Ahora que hemos limitado la transmisión, tenemos que adelantarnos al virus, hacer vigilancia epidemiológica y usar rastreadoares'.

El plan si hay rebrotes

Lahuerta ve previsible que haya territorios que vuelvan atrás en la desescalada si hay rebrotes: 'Los datos son muy importantes porque solamente con una vigilancia epidemiológica fuerte podemos estar seguros de saber por dónde se está transmitiendo el virus y podemos ajustar la desescalada.
Se habla mucho de pasar de fase, pero quizá en algunas regiones tengamos que pasar de fase 2 a fase 1 si hay un rebrote.
Sin volver al confinamiento total, pero limitando ciertas actividades'.